Como evitar engriparse o resfriarse




Primero, algunos conceptos básicos sobre el resfrío y la gripe. Ambas son infecciones respiratorias virales que atacan nariz, garganta y pulmones. Los resfríos son provocados por más de 200 virus distintos (entre tipos y subtipos), mientras que la gripe estacional (influenza subtipos A, B y C) es inducida por unas cuantas cepas de virus que resultan en brotes locales cada año. En las estaciones de máxima acontecimiento de los resfríos son otoño e invierno, y de gripe, el invierno. En muchas ocasiones, los cambios de estación hacen confundir un cuadro gripal con una alergia, aunque también resulta fácil confundirse el resfrío con la gripe, ya que a menudo presentan síntomas similares. Cuál es la diferencia entre resfrío y gripe: el resfrío puede comenzar paulatinamente, y por lo general, dura 7 días, aunque en ocasiones dura hasta diez días en desaparecer. La gripe puede iniciarse bruscamente, y abatirlo de forma fulminante. Otros síntomas, también de los enumerados, pueden incluir pérdida de apetito, náuseas, vómito, diarrea, otitis media y dolor abdominal. La fiebre puede prolongarse hasta tres días, pero se sentirá débil y cansado durante una o dos semanas. Prevenir el resfrió o la gripe Dejar de lado lo que dijo su mamá respecto a que se enfermaba porque salía con el cabello mojado o sin un abrigo, porque ni el resfrío ni la gripe llegan por esa causa; sin embargo, pero si es cierto que el virus se desenvuelve mejor en el frío. Existen cambios en la función celular que ayudan la aparición de estos virus; no es que las células reconozcan la temporada, pero sí ocurren ciertas modificaciones, como puede ser una mayor sequedad en las mucosas, que ayudan este cambio. Además, la posibilidad de contagio es mucho mayor en temporadas de frío, cuando vivimos hacinados, en ambientes calefaccionados en demasía, con poca ventilación y con menor tiempo de exposición al aire libre”. Así que no está de más tomar previsiones durante la temporada de bajas temperaturas. Los resfríos y las gripes proceden de virus que se diseminan mediante micro gotitas que viajan por el aire, de persona a persona, cada vez que una persona infectada estornuda o tose. Los virus además pueden contagiarse al tocar una superficie infectada, como un asiento o una mano, y luego tocarse la nariz, la boca o los ojos. En promedio, los adultos se resfrían entre 1 y 4 veces, y los niños, entre 6 y 8 veces por año. Si el chico, además, asiste a jardín maternal, entonces son muy comunes los cuadros de infección respiratoria alta: Es decir, casi siempre tienen mucosidad, y dos o tres veces por mes poseerán algunas líneas de fiebre. En su domicilio los cuadros gripales son más espaciados pero también frecuentes. La mejor prevención es una buena higiene. Esto implica lavarse las manos frecuentemente, usar desinfectantes de manos sobre la base de alcohol, desinfectar las superficies u objetos compartidos y evitar tocarse ojos, nariz y boca. Si bien la mayoría de las personas se repone de la gripe, esta enfermedad. Para prevenir la gripe o resfrío, sobre todo en personas que se hallan en grupos de alto riesgo, hay que aplicarse la vacuna, recomendada a partir de los seis meses de edad .La vacunación está aconsejada antes de que empiece la epidemia. Los meses de otoño son los ideales ya que no podemos saber cuándo exactamente empezará a circular el virus. Es preciso vacunarse cada año para lograr una protección óptima, ya que las cepas del virus de la gripe cambian de un año a otro.



Share on Google Plus
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario