Grietas en pezon sintomas, causas,tratamientos,remedios y prevencion



Grietas en pezon sintomas, causas,tratamientos,remedios y prevencion

 

Grietas en las glándulas mamarias o pezon: Síntomas

Si las lesiones cutáneas son de consideración, puede producirse dolor intenso con posibilidad de generar verdadera angustia y sensación de pánico; a veces se acompaña de sangrado. Las grietas en pezones dificultan el amamantamiento y obligan a abandonarlo. Las no curadas o mal curadas pueden acarrear complicaciones infecciosas: linfangitis.
Grupos de riesgo
Mujeres durante el periodo de lactancia, desde los primeros días.

Las Grietas en pezon o  glándulas mamarias ¿Por qué duele? ¿Cuáles son las causas?

Las lesiones de los pezones pueden ser graves:
Grietas: pequeños canales rojos en el pezón.
Fisuras radiadas: surcos profundos color rojo vivo muy dolorosos aun cuando el niño no esté succionando.
Erosiones: la piel queda rasgada por la succión, e incluso se llega a erosionar totalmente. El pezón está al rojo vivo y sangra al amamantar.
Las grietas pueden producirse como resultado de muy distintas razones:  una mala mecánica de succión (el bebe o la madre están mal colocados, el bebé no succiona bien), una higiene mala o excesiva (maceración o sequedad del pezón) o un pezón umbilicado (hundido).
Falsas creencias sobre grietas en pezones o glándulas mamarias
Un pezón que duele es un pezón con grietas. Falso. Los pezones son zonas muy inervadas y por tanto, muy sensibles. Después de 2 o 3 días de lactancia aparece una hipersensibilidad natural, unida a una caída repentina de progesterona. Este dolor puede aumentar más todavía durante 3 o 4 días, y después disminuye. El dolor puede hacer creer que se tienen grietas, aunque no hay lesión cutánea.
¿Qué se puede hacer?
•    Cambie la posición del bebé para invertir las zonas de estiramiento de la areola.
•    Unte la grieta con su leche
•    Aplique un cubito de hielo sobre el pezón 10 minutos antes de amamantar, para insensibilizarlo.
•    Algunos remedios homeopáticos pueden ser eficaces: Castor equi, en pomada (4% tintura) 3 veces al día después de dar el pecho, o en gránulos 5 CH, 3 o 4 veces al día. Ratanhia ya sea en pomada (4% tintura) o en gránulos 5 CH, 3 o 4 veces al día.
•    Las grietas repetitivas pueden deberse a una candidiasis, a eccema o psoriasis. Consulte con un dermatólogo para que el bebé no se contamine. Si el amamantamiento se vuelve demasiado doloroso o si se presenta fiebre, consulte con su médico.

Grietas en pezones o glándulas mamarias ¿Qué tratamientos hay?

Medicamentos
Tomar un analgésico (paracetamol) ½ hora antes de dar el pecho no está contraindicado, aunque lo más recomendable es suspender la lactancia hasta que cicatrice.
Localmente, puede untar la grieta con una pomada de bencetonio, alantoína y vitamina A y D, o con óxido de cinc, ácido bórico y lanolina. No se debe amamantar sin limpiar antes el pezón; no amamante mientras usa esos productos, de lo contrario, se volverá a abrir la grieta.

Remedios o Medicinas Alternativas o Naturales Para Grietas en pezon o glándulas mamarias

Acupuntura
Puede ser beneficiosa contra el dolor.
Auriculoterapia
Es eficaz como complemento del tratamiento y de las medidas de higiene.
Homeopatía
Propone: Croton tiglium, Phytolacca, Graphites, Nitricum acidum, Ratanhia.
Mesoterapia
Se aplican inyecciones de lidocaína simple al 1% 1ml alrededor de la areola y del pezón.

Grietas en pezon o glándula mamaria ¿Se puede prevenir?

Hacia el final del embarazo estire sus pezones para reducir la hipersensibilidad natural de los primeros días de lactancia; para ello puede lubricarlos con vaselina; si están umbilicados (hundidos), sáquelos aspirándolos con una jeringa, a la que primero hay que cortarle la punta.
Acomódese bien para que el bebé no atrape con la boca sólo el pezón, sino toda la areola de la mama. Debe poder succionar la leche en el eje de los canales galactóforos.
Amamante en cualquier ambiente tranquilo.
Las succiones deben ser con preferencia frecuentes y de corta duración, sobre todo los primeros días.
Mantenga una higiene rigurosa mas no excesiva, para preservar las defensas naturales del líquido, que segregan las pequeñas glándulas de la superficie de la areola, que son elementos  cicatrizantes; no limpie el pezón: sostén (sujetador o corpiño) rígido,  de fibras sintéticas: coloque una almohadilla de lactancia entre el pecho y la ropa.
En muchos centros hospitalarios y unidades sanitarias existe el servicio llamado materno infantil, en donde se dan consejos a las madres que están en período de lactancia y se lleva un control del niño sano.

Vía: paraeldolor.blogspot.com



Share on Google Plus
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada